domingo, 16 de diciembre de 2007

WARMA KUYAY: Amor De Niño

En el cuento breve e intenso del célebre etnólogo y escritor indigenista peruano: José María Arguedas (1911-1969);"Warma Kuyay" (Amor de Niño), observamos muchos elementos pertenecientes a la cosmovisión Andina.



El cuento "Warma Kuyay" ("Amor de niño") muestra un triángulo amoroso, representado por Justina, Ernesto y el Kutu. Justina es el fundamento del mundo andino, ella es EL MUNDO, el lugar de yuxtaposición de ideales de dos culturas; también es la superrealidad
Ernesto es el niño 'blanco', y Kutu, es el hombre, el indio, ambos personajes enfrentados al binomio amor-odio.El triángulo es roto por el elemento disruptor que destruye la armonía en la sierra: El patrón, el explotador, Froilán. La violación de la indiecita Justina viene a significar la violación de un pacto y de una Cultura.

El Amor De Ernesto hacia Justina, una juvenil belleza andina que servía en la hacienda De su tío y que sólo tenía ojos para el Kuto, el mejor novillero De l lugar। Ernesto no entendía cómo Justina, con su cara sonrosada, donDe se dibujaba unos hermosos labios y unos brillantes ojos negros, podía fijarse en un indio tan feo como el Kuto, De nariz achatada, ojos casi oblicuos y boca ennegrecida por la coca.

Justina era alegre y De licada, mientras que el Kuto era tosco, con cara sapo. El la cantaba y él dominaba con el látigo a las vaquillas। Ernesto era el sobrino de uno de los patrones, apenas tenía catorce años y se sentía enamorado de la cholita que rompía el silencio con sus cantos y coqueteos al indio feo

No había ninguna esperanza para él, Justina tenía ojos solo para el Kuto y por tanto, pronto sería su mujer Pero ni Ernesto ni el Kuto, se habían percatado que otro hombre también miraba a la muchacha. Era Don Froylán, el otro dueño de la hacienda, quien a pesar de estar casado y tener nueve hijos, se creía con derecho sobre la inocente Justina.

Un día, cuando se bañaba con los niños en la toma de agua, la violó. Con rabia e impotencia contenida, el Kuto se lo contó a Ernesto, quien no podía creer lo sucedido. Don Froylan, el socio de su tío había abusado de Justina, sólo por el hecho de ser su sirvienta। Pasada la incredulidad, el chico conminó al indio a tomar venganza, a matar con su honda al maldito que había roto sus ilusiones de niño.

Pero el Kuto no quería hacer nada contra su patrón. Se sentía un indio incapaz de matar a Don Froylán . Tal vez Ernesto cuando grande y recibido de abogado haría algo, pero él no, porque seguiría siendo el novillero de los patrones. Sus odios los descargaba con los animales a quienes golpeaba, salvajemente, quizá pensando que golpeaba a quien había robado la inocencia de Justina. Resentido y penoso, el Kuto pidió licencia y se fue de la hacienda a otro pueblo, ante el llanto de la tía de Ernesto, que lo quería como a un hijo.

Desde ese entonces, la hacienda se quedó sin la figura del indio tosco que robaba los suspiros de Justina.Ernesto se quedó en la hacienda, mirando de lejitos a la musa de su warma kuyay quien olvidaba sus tristezas cantando.

Formula 1 News

Basketball News


Get EcoAnuncios chat group | Goto EcoAnuncios website

Peru Blogs Blogalaxia Peru Blogs Free counter and web stats Business PageRank

Followers

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More